“Fue un juicio donde la justicia moral se unió a la justicia legal porque no puede ser posible que dos hijos por querer adelantarse a una herencia traten de mandar a prisión y confinamiento a su padre que durante toda la vida les dio absolutamente todo”.

Ganadero Tomás Batalla Esquivel, de 89 años